Por qué se retrasa la devolución de la renta.

Desde hace ya unos años, especialmente desde la desaparición del Programa Padre, y de la posibilidad de presentar las declaraciones de la renta cumplimentadas a mano, la Agencia Tributaria ha recortado los tiempos que tarda en devolver a los contribuyentes los importes que a su favor han arrojado las declaraciones de la renta presentadas. Y con la obligatoriedad de presentar la declaración de la renta por internet, los plazos se reducen un poco más.

Desde el primer día de campaña de la Renta, Hacienda está preparada para ir devolviendo esos importes, que normalmente realiza por transferencia a la cuenta que hemos hecho constar en nuestro IRPF. Aunque la Ley le faculta para realizar la devolución por cheque, es un procedimiento completamente excepcional. No obstante hay supuestos en los que se retrasa la devolución de la renta.

Continúa leyendo…

 

Cómo solicitar el borrador de la renta 2018

Acaba de dar inicio la campaña de la renta y ya podemos solicitar el borrador de la renta 2018, para comprobar los datos y confirmarlo o modificarlo, si contuviera algún dato erróneo. El borrador IRPF no es otra cosa que la propuesta de declaración que la Agencia Tributaria nos facilita, con los datos que ha obtenido a lo largo del año fiscal de todas las entidades con las que hemos tenido relación: nuestra empresa y los bancos, principalmente. Puedes acceder al borrador de la declaración de la renta por varias vías.

Continúa leyendo…

 

Declaración de la renta 2018 sin papel.

Empezamos la campaña de la renta 2018 con un anuncio sorprendente: la Agencia Tributaria ha suprimido la posibilidad de presentar la declaración de la renta en papel. Podrás imprimir la predeclaración, pero sólo para revisarla, no podrás acudir con ella a tu banco o a las oficinas de Hacienda para presentarla. Estamos obligados a presentar, sí o sí, la declaración de la renta 2018 sin papel.

Con esta medida, Hacienda pretende reducir costes y adelantar las devoluciones de las declaraciones de la renta que salgan a favor del contribuyente. Según el máximo organismo tributario, era frecuente que los contribuyentes rellenaran su declaración de la renta a través de Renta Web, para comprobar el resultado, imprimían la documentación y se iban a un gestor o utilizaban los servicios de cita previa para que les confeccionaran la declaración. Eso suponía, dicen, que al realizar la declaración por Renta Web, los datos ya quedan grabados y en poder de la Administración, y la posterior presentación en papel generaba discordancias que provocaban mayor número de revisiones de las declaraciones y retrasos en las devoluciones.

Continúa leyendo…

 

IRPF indemnización por despido. ¿Está exento?

Por desgracia, o lo hemos sufrido en nuestras propias carnes, o tenemos muy cerca a alguien a quien han despedido de su puesto de trabajo. Con independencia de los problemas económicos y de índole laboral que eso puede conllevar, nos surge la duda de cómo tributa en el IRPF la indemnización por despido.

Pues bien, podemos tranquilizar a los contribuyentes indicando que la inmensa mayoría de las indemnizaciones por despido están exentas del pago del impuesto. Es decir, no vamos a tener que declarar la indemnización en el IRPF, siempre y cuando se ajuste a los límites marcados por la legislación vigente, es decir, el Estatuto de los Trabajadores.

Continúa leyendo…

 

Mínimo para hacer la declaración de la renta 2018.

A escasas semanas del comienzo de la campaña de la renta 2019, correspondiente al ejercicio fiscal 2018, es bueno recordar cuál es el mínimo para hacer la declaración de la renta 2018, y quién, por tanto, a partir del día 2 de abril tendrá que cumplimentar el modelo 100. Tenemos que decir que no se han producido variaciones en cuanto a quién está obligado a presentar la declaración de la renta respecto a años anteriores.

Mínimo para hacer el IRPF por rendimientos del trabajo.

Están obligados a declarar los contribuyentes personas físicas residentes en España, es decir, que vivan en territorio español más de 183 días en el año natural, cuyos rendimientos por trabajo superen en el año los 22.000 euros brutos y que procedan de un solo pagador.

Continúa leyendo…