Novedades de la deducción por alquiler en la declaración de la renta

Desde hace años le es posible a los inquilinos practicar en la declaración de la renta una deducción por alquiler siempre y cuando no se superen los límites legales que más abajo vamos a recordar.

En principio, lo que el inquilino podía deducirse eran exclusivamente las rentas pagadas. Pero el Ministerio de Economía, a través de la Dirección General de Tributos, ha introducido novedades en la deducción por alquiler, especificando que se pueden incluir en el concepto de renta pagada, tanto el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles como las cuotas de la comunidad de propietarios, si quien las paga es el inquilino. Lo que nunca podremos incluir será el alquiler de la plaza de garaje, puesto que la deducción afecta únicamente a la vivienda habitual.

Así, en la declaración de la renta 2012, la cuantía de la deducción por alquiler queda como sigue:

  • Para bases imponibles inferiores a 17.707,20, la deducción por alquiler será del 10,05 de la renta pagada, con un máximo de 9.040 euros.
  • Si el importe de la base imponible está entre 17.707,20 y 24.107,24, restas a tu base imponible 17.707,24 y el importe resultante lo multiplicas por 1,4125. El resultado lo restas a 9.040 euros y el importe final será el máximo que te puedas deducir. Estos cálculos los hace automáticamente el programa padre de la declaración de la renta. No obstante vamos a poner un ejemplo: si tu base imponible es de 21.000 euros, le restas 17.707,20 = 3.292,80 euros, que multiplicamos por 1,4125, dando como resultado 4.651,08. Restado a 9.040 euros, el máximo que te podrás deducir es 4.388,92 euros.

Recuerda dos cosas a la hora de practicar la deducción por alquiler en la declaración de la renta 2012: que la casilla que fija el máximo de la base imponible es la 455, y que en función de la Comunidad Autónoma en la que vivas, las cuantías de la deducción por alquiler pueden incrementarse.