Pensión compensatoria en el IRPF.

Legal y fiscalmente, tiene la consideración de pensión compensatoria aquella que por sentencia judicial se fija para compensar la desigualdad económica del excónyuge menos favorecido por la separación o el divorcio.

¿Cómo se declara la pensión compensatoria en el IRPF?.

Dependiendo de si somos el pagador o el receptor, el tratamiento de la pensión compensatoria en el IRPF, evidentemente, es distinto.

Si somos el cónyuge perceptor de la pensión compensatoria en el IRPF debemos computarla como rendimiento del trabajo, junto con el resto de ingresos que por este concepto tengamos. La consecuencia fundamental es que si trabajamos por cuenta ajena y el importe anual de la pensión excede de 1.500€, el mínimo para estar obligados a hacer la declaración de la renta es de 11.200€ anuales, así que casi con toda probabilidad nos tocará declarar.

Si por el contrario, somos el cónyuge pagador de la pensión, podremos reducirnos en la declaración de la renta la base imponible en el importe total abonado. Sólo tiene la consideración de pensión compensatoria en el IRPF la que por decisión judicial estemos obligados a abonar. Si por el motivo que sea, hemos pagado más de lo fijado, ese exceso no lo podemos deducir.