Mínimo para hacer la declaración de la renta 2015

Aun cuando todavía faltan unos meses para que se inicie la campaña de la renta 2015, es el momento de recordar quién tiene que hacer la declaración de la renta el año que viene y quién no está obligado. En este sentido las modificaciones introducidas por la última reforma fiscal han afectado, entre otras cosas, al importe mínimo para hacer la declaración de la renta 2015.

Así, y en cuanto a los rendimientos del trabajo, en caso de un solo pagador el mínimo se fija en 22.000 euros anuales, lo que no supone cambio alguno respecto a ejercicios anteriores.

En caso de que tengamos más de un pagador, el límite se reduce a 12.000 euros, siempre y cuando la suma de los rendimientos obtenidos por el segundo y siguientes pagadores supere los 1.500 euros. Aquí sí se han producido cambios, puesto que hasta ahora ese importe estaba fijado en 11.200 euros.

Si hablamos de rendimientos del capital mobiliario el mínimo para hacer la declaración de la renta 2015 está fijado en 1.600 euros en el caso de rendimientos sujetos a retención. El ejemplo más claro son los intereses de las cuentas corrientes y los depósitos, aunque también se incluyen aquí las ganancias por venta de fondos de inversión, entre otros.

En caso de que tengamos algún inmueble distinto de nuestra vivienda habitual y en concepto de alquiler hayamos percibido menos de 1.000 euros anuales, no estaremos obligados a presentar la declaración de la renta. Este mismo límite se aplica si hemos percibido rendimientos procedentes de Letras del Tesoro.

En cuanto al mínimo para hacer la declaración de la renta 2015 de profesionales y autónomos, está fijado en la ridícula cantidad de 1.000 euros. Está claro que la inmensa mayoría de trabajadores por cuenta propia estarán obligados a presentar su declaración. Y para facilitar las cosas, recordemos que salvo casos muy puntuales, la Agencia Tributaria no les facilitará el borrador de la declaración de la renta 2015, ni podrán solicitar cita previa para confeccionar su declaración. La única alternativa posible es utilizar el programa padre o pagar a un gestor para que se la confeccione.