Declaración de la renta 2018 sin papel.

Empezamos la campaña de la renta 2018 con un anuncio sorprendente: la Agencia Tributaria ha suprimido la posibilidad de presentar la declaración de la renta en papel. Podrás imprimir la predeclaración, pero sólo para revisarla, no podrás acudir con ella a tu banco o a las oficinas de Hacienda para presentarla. Estamos obligados a presentar, sí o sí, la declaración de la renta 2018 sin papel.

Con esta medida, Hacienda pretende reducir costes y adelantar las devoluciones de las declaraciones de la renta que salgan a favor del contribuyente. Según el máximo organismo tributario, era frecuente que los contribuyentes rellenaran su declaración de la renta a través de Renta Web, para comprobar el resultado, imprimían la documentación y se iban a un gestor o utilizaban los servicios de cita previa para que les confeccionaran la declaración. Eso suponía, dicen, que al realizar la declaración por Renta Web, los datos ya quedan grabados y en poder de la Administración, y la posterior presentación en papel generaba discordancias que provocaban mayor número de revisiones de las declaraciones y retrasos en las devoluciones.

A nuestro juicio, no han pensado en un colectivo importante, que no se maneja con la tecnología, y que está obligado ahora a presentar la declaración de la renta por internet o por teléfono. Este grupo de contribuyentes, cuyos recursos en gran medida son escasos, están obligados a buscarse un asesor o gestor que le confeccione la renta 2018 digital, previo pago de sus honorarios, o a desplazarse a una oficina para que le confeccionen la renta a través del servicio de cita previa.

Es cierto que la Agencia Tributaria ha puesto en marcha el plan “Le llamamos”, con el que podrás hacer la declaración de la renta por teléfono, pero dudamos bastante de que tanto este programa como el de cita previa presencial tenga capacidad para asumir la carga de trabajo que supondrá atender a todas las personas que necesiten ayuda para hacer la declaración de la renta.