Modelo 145 IRPF. Retenciones IRPF en la nómina

Uno de los conceptos que tenemos en la nómina y que hacen que cobremos menos, junto con las cotizaciones a la Seguridad Social, es la retención del IRPF. Se trata de un importe que vamos anticipando mes a mes a la Agencia Tributaria, a cuenta de nuestra declaración de la renta, y que varía en función de nuestros ingresos y de nuestras circunstancias personales y familiares. Para que el empresario pueda aplicarnos correctamente ese porcentaje y no paguemos ni de más ni de menos, debe conocer esas circunstancias, que debemos reflejar en el modelo 145 IRPF.

El modelo 145 no es en sí procedimiento de la Agencia Tributaria y por tanto, la empresa no tiene ni que presentar el modelo ni realizar trámite alguno. Pero si debe utilizarlo para aplicar correctamente las retenciones en la nómina, y debe conservarlo por si Hacienda se lo solicita, junto con los documentos que tengamos que aportar.

¿Qué es el modelo 145 IRPF?.

Como hemos comentado es un impreso que debemos rellenar a principios de año y entregar a nuestro empresario, que consta de siete apartados, de los cuales tenemos que cumplimentar los seis primeros y que recogen nuestros datos personales, si tenemos ascendientes o descendientes a nuestro cargo, si estamos pagando hipoteca y si estamos obligados a pagar pensiones por alimentos o compensatorias.

Cómo rellenar el modelo 145.

El modelo 145 IRPF dispone de siete apartados. El séptimo está destinado a la firma y sello de la empresa, el sexto recoge nuestra firma y fecha y los cinco primeros están referidos a nuestra situación familiar.

En primer lugar debemos hacer constar nuestro NIF y nuestro nombre y apellidos.

En el segundo apartado debemos incluir todos los descendientes a nuestro cargo menores de 25 años y que obtengan rentas de menos de 8.000 euros anuales. Debes incluir su año de nacimiento o acogimiento, el grado de discapacidad y marcar si viven exclusivamente contigo. Tiene espacio para cuatro descendientes. Si tienes más a tu cargo, debes añadir otro ejemplar más del modelo 145.

En el tercer apartado debes consignar los mismos datos, pero para los ascendientes mayores de 65 años, con rentas inferiores a 8.000 euros que convivan contigo al menos la mitad del año. Si el ascendiente es menor pero discapacitado, también lo colocas en esta columna. Al igual que con los descendientes, debes anotar el año de nacimiento, el grado de discapacidad y si el ascendiente convive además a lo largo del año con otros descendientes de tu mismo grado, debes indicar cuántos son.

El grado de discapacidad mínimo a tener en cuenta es el 33%, y deberás justificarlo documentalmente. En caso de pensionistas de la Seguridad Social con pensión de incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez, con que aportes el certificado de la pensión es suficiente para que reconozcan una incapacidad igual o superior al 33%. Y si la incapacidad ha sido declarada por un juez, aportas la sentencia y se considera que la incapacidad es igual o superior al 65%.

El cuarto apartado está destinado a las cantidades que tengas que abonar por pensiones compensatorias a cónyuge o anualidades por alimentos. Debes anotar el total anual que pagas y aportar la sentencia que fije esas cantidades.

Si compraste tu vivienda habitual antes del uno de enero de 2013, estás pagando un préstamo hipotecario y tus retribuciones totales por trabajo no superan los 33.007,20 euros, marca la casilla del apartado cinco.

Sólo te queda firmar el modelo y entregar la copia correspondiente a la empresa. Si a lo largo del año alguno de estos datos varía, debes volver a rellenar el modelo 145 IRPF y entregarlo. En caso contrario no te podrán aplicar las retenciones IRPF en la nómina de forma correcta.